dissabte, 19 de febrer de 2011

¿Qué son las rabietas?


Alrededor de los dos años los niños atraviesan un momento especialmente delicado en sus vidas. Se ha venido a llamar “los terribles dos” o “la primera adolescencia” porque representa el
primer gran cambio, la primera gran transformación en la vida de nuestros hijos.

Las primeras manifestaciones de este momento son claras: rabietas (esto es lo más característico), indecisión, ambivalencias (quiero esto, ahora no lo quiero, ahora sí), necesidad de mimos y cercanía constantes o todo lo contrario (ni me toques, yo no me hecho daño, etc..), agresiones, cambios de humor, de sueño, de apetito…

El control y la maduración de las emociones y la interiorización de límites son los caballos de batalla de esta etapa.

Desde el punto de vista del desarrollo, alrededor de los dos años tiene lugar un descubrimiento muy importante para el niño que es el “yo” , es decir, la capacidad de verse y entenderse a sí mismo como una persona diferente de la madre.

Este descubrimiento arrastra consigo grandes emociones (yo puedo hacerlo todo solo! Me como el mundo, etc..) pero también grandes ansiedades (no me dejes sólo, qué miedo da el mundo, qué frustrante es todo, etc..). Es como si el pequeño “estrenase” una ropa que todavía no le ajusta perfectamente.
En el plano afectivo, esto significa que el pequeño comienza su “autorregulación” emocional. Si hasta ahora el límite de la emoción lo encontraba en la contención materna, a partir de ahora el niño se enfrenta a la tarea de comenzar a contener por él mismo sus emociones (por eso ahora parece no bastar con nuestro interés o nuestra empatía).

Junto a este proceso, a nivel cognitivo tiene lugar en esta etapa el nacimiento y afianzamiento de la capacidad simbólica, que va profundamente unida al desarrollo del lenguaje y del pensamiento formal. Así, nuestro pequeño cambia radicalmente su forma de “pensar”, es decir de elaborar los sucesos que ocurren tanto fuera como dentro de él. Al disponer del lenguaje y de la función simbólica, el pequeño va a ser capaz de organizar su pensamiento (y con él sus deseos, sus criterios, establecer relaciones causales entre los sucesos, encontrar similitudes y diferencias, etc..).
En este momento comienza a tener acceso a unas herramientas cognitivas cada vez más sofisticadas y gracias a esto tendrá acceso a aprendizajes cada vez más complejos.

Sin embargo, todo este avance (el nacimiento del yo, el acceso a la función simbólica, el lenguaje, el pensamiento..) no ocurre de un día para otro ni todo a la vez. El pequeño avanza a trompicones y los desajustes son parte del proceso. Desajustes que se viven en su forma más llamativa en las rabietas: cuando el pequeño “patina” en el control emocional y pierde el control a todos los niveles.

Si antes era a través de la madre, a partir de este momento será él mismo quién tendrá que localizar o generar paulatinamente sus propios recursos internos para manejar la rabia, la ira, la frustración, la agresión... de forma adaptativa.

Como el desarrollo no sucede de la noche a la mañana, básicamente lo que son las rabietas es un desajuste tremendo entre las nuevas capacidades junto el material afectivo que tiene el niño que manejar con los limitados recursos de los que aún dispone.

dilluns, 14 de febrer de 2011

“La difícil tarea de criar a un hijo”, por Jesusa Ricoy-Olariaga


Posted: 03 Feb 2011 10:32 AM PST

Publicado en http://jesusaricoy.blogspot.com

Si alguien nos diera una planta y nos dijera que tenemos que cuidar de ella pero que no podemos darle luz, ni regarla, ni abonarla, pensaríamos que esta planta pertenece a una especie muy exótica y desconocida. Y se nos haría una tarea muy difícil.

Casi todos los métodos, libros y programas que más venden sobre crianza, parecen haber eliminado lo aprendido en experimentos como el de Harlow y Harlow. Experimentos crueles que demostraron que el vínculo afectivo, el amor de una madre, era más importante que el alimento.

Hemos medicalizado el parto y esto nos ha demostrado que el parto es patológico y complejo.

Hemos comercializado el alimento de nuestros hijos, y esto nos ha hecho incapaces de amamantarlos.

Hemos intelectualizado nuestros instintos hasta crear la necesidad de libros, métodos y clases que nos digan cómo cuidar de nuestros hijos.

El mismo abuso que está penado por la ley, si produce un genio musical se llama método. A las madres que lo practican se las denomina madres tigre o madres superiores. El abandono de un bebé que no es atendido en su llanto, si hace que en tres días duerma, vende libros. Una de las autoras con más éxito, Gina Ford, no tiene hijos.

Es dificilísimo criar a un bebé humano asegurándose de no cogerle en brazos, poniéndole en una cuna, restringiéndole el acceso a la fuente de su bienestar y sin darle el alimento específico que por naturaleza requiere. Es dificilísimo tener que dejar a un bebé humano en una guardería de 8 a 6 y además es dificilísimo que así esté sano y contento. Es dificilísimo hacer que un bebé humano no llore o que duerma cuando le dejamos solo o cuando no tiene nuestro calor.

Los padres de hoy viven su maternidad y paternidad con las dificultades añadidas impuestas por una sociedad que les requiere independientemente de su necesidad de reproducción, e independientemente de sus instintos más necesarios. Se nos repite como un mantra lo difícil que es quedarse con los hijos, la anulación mental que supone, la necesidad que debemos sentir de estar en una oficina rodeados de otros adultos que le den sentido a nuestras vidas. Es comprensible pasarse quince años haciendo el mismo trabajo en el mismo sitio, pero es de locos dedicar entre uno y dos años de nuestras vidas a nuestros hijos.

Se habla de que el cuidar de nuestros hijos más allá de los seis meses representa un retroceso, conservadurismo, a las mujeres que así lo hacen se las tacha de talibanas de la teta, nazis del amamantamiento, retrógradas, adictas a la maternidad.

No se habla de que debemos, por salud y supervivencia, oler a nuestros hijos, dormir con ellos, amamantarlos y protegerlos, que esto es esencial para su bienestar, pero además para el bienestar de los padres y el bienestar social.
Lo difícil no es criar un hijo, no estaríamos aquí si lo fuera, lo difícil es criar a un hijo con las manos atadas y los instintos reprimidos.

Más difícil que cuidar de una planta a oscuras y sin agua.

Jesusa Ricoy-Olariaga

dimecres, 9 de febrer de 2011

Facebook cierra la cuenta de una psicóloga infantil por una foto de lactancia Los abogados de la chilena Leslie Power estudian emprender acciones lega

La red social Facebook ha cancelado la cuenta de una psicóloga infantil chilena, Leslie Power, de 37 años, por publicar en su perfil una foto en la que aparece amamantando a su bebé de tres meses, según informa el diario La Tercera.

zoomLeslie Power amamanta a su bebé en la foto vetada por Facebook.

Leslie Power amamanta a su bebé en la foto vetada por Facebook.

Power explicó que, antes del cierre de la cuenta, recibió un mensaje de Facebook para informarle de que la imagen era ofensiva y violaba las condiciones de uso.

La profesional respondió con la petición de que su caso fuera revisado, y la red social le contestó que pronto se pondría en contacto con ella y que, mientras tanto, leyera las normas de la web.

La psicóloga ha destacado que las condiciones de Facebook solo restringen la publicación de "desnudos", y ha subrayado que utilizaba la cuenta para fines laborales. "Ahí publicaba noticias e investigaciones en relación a estudios de neurociencia y lactancia", ha declarado.

Power, que trabaja como psicóloga clínica desde hace más de 14 años y es experta en desarrollo infantil, ha denunciado que sabe de otras mujeres de todo el mundo que están sufriendo censura en la red social con sus fotos de lactancia.

"Esto es una censura, pero lo más terrible aún es que es una censura a la crianza, a la entrega y al amor", ha manifestado al diario chileno la profesional, cuyos abogados están estudiando el caso por si procede emprender acciones legales.

La misma imagen, en Twitter

Power ha publicado la misma imagen en su perfil de Twitter, sin que haya tenido el menor problema. Su cuenta en este servicio muestra numerosos tuiteos de respaldo frente a la decisión de Facebook.

fuente: www.elperiodico.com

dimarts, 8 de febrer de 2011

la modelo MIRANDA KERR promueve la lactancia materna


LOS ANGELES, 25 Ene. (EUROPA PRESS)

El pequeño Flynn, el primer hijo de Miranda Kerr y Orlando Bloom, vino al mundo el pasado 6 de enero y sus padres aún no han superado el shock de tenerle con ellos. La modelo ha contado cómo están llevando estas primeras semanas y ha defendido la alimentación por leche materna.

Si hace unos días publicaba en su web Kora Organics la primera foto con su hijo, ahora Miranda Kerr se ha animado a mostrar unas cuantas imágenes más, en las que se puede ver a su marido Orlando Bloom paseando con el pequeño cogido en brazos.

La joven pareja todavía está asimilando la alegría de tener un hijo, y como la propia modelo admite: "Aún tenemos que pellizcarnos para creernos que hemos traído esta hermosa pequeña alma al mundo".

Kerr también ha hablado en su web sobre la importancia que tiene para ella alimentar a su hijo con leche materna, y ha animado a todas las madres a potenciar esta práctica sin hacer caso a las presiones sociales.

"No dejéis de dar de mamar por cualquier estigma social (real o que vosotras percibáis)

que pueda estar relacionado con dar de mamar en público. Creo que se muestran más pechos diariamente al llevar bikinis y vestidos y camisetas palabra de honor que por dar de mamar", ha escrito la modelo.

Es por ello que está muy contenta de que la primera foto que mostró sirva también como defensa de esta alimentación materna, que ella seguirá practicando "tanto tiempo como pueda" porque le parece "la cosa más natural del mundo", además de que proveerá a Flynn de "la nutrición que necesita para un desarrollo saludable".

fuente: http://www.europapress.es/chance/gente/noticia-miranda-kerr-orlando-bloom-aun-no-creen-tengan-hijo-20110125114205.html