dijous, 19 de març de 2009

EL MISMO MIEDO

.
.
Es muy extraño que actualmente sólo podamos imaginar los partos como si fueran “situaciones riesgosas”. Es por eso que recurrimos a “especialistas” en tecnología, poco entrenados para sostener un encuentro humano y sin conocimientos para hacer preguntas adecuadas e íntimas. El motor de las decisiones suele ser el miedo. En consecuencia cada parturienta queda al servicio de las rutinas hospitalarias, en lugar de que el personal asistente esté al servicio de la parturienta. Un verdadero despropósito.

Que los partos se produzcan en las clínicas y hospitales trae consigo una contradicción insoslayable: para tratar todas las enfermedades y accidentes se requiere que los médicos y paramédicos “hagamos algo, y rápido”. En cambio, para asistir a una parturienta, lo ideal sería “no hacer casi nada y esperar”. Por lo tanto, la lógica de parir y nacer en instituciones médicas es difícil de explicar.

Consideremos que hemos dejado de respetar el tiempo. El parto es una demostración más de que las mujeres necesitamos comprender la dinámica del tiempo, sin confrontarlo ni manipularlo, porque lo único que logramos es quedar “fuera de nuestro tiempo” interno. Sólo cuando comprendamos que el parto sucederá cuando tenga que suceder, las intervenciones innecesarias caerán en desuso.

Tomemos en cuenta que si la escena del nacimiento es hostil, si somos mal tratadas, si parimos enchufadas a cables y atragantadas de medicamentos, si nos desconectamos al punto de despersonalizarnos para no sufrir; recibiremos a nuestros hijos en pésimas condiciones físicas y emocionales. Las primeras experiencias de esos niños serán desgarradoras y el futuro, incierto. En cambio si pretendemos convertirnos en una sociedad más madura, más rica, más culta y más pacífica, comencemos por el inicio: hagamos la revolución en las salas de parto. Trasformemos cada nacimiento en una semilla de amor. Informémonos. Hablemos entre nosotras. Contemos la verdad. Pidamos ayuda. Organicémonos. Acerquémonos parturientas y profesionales para saber que compartimos el mismo miedo y la misma ignorancia. No nos hagamos las distraídas porque el cambio depende de cada una de nosotras, las mujeres.

Laura Gutman. Marzo, 2009

diumenge, 8 de març de 2009

NO HEMOS INVENTADO NADA, SÓLO PRETENDEMOS RECORDAR...


El pasado 7 de marzo, algunas componentes del grupo de apoyo estuvimos en el ENCUENTRO NACIONAL DE GRUPOS DE APOYO A LA LACTANCIA MATERNA, que se celebró dentro del V CONGRESO ESPAÑOL DE LACTANCIA MATERNA, en Murcia.

Fue un encuentro muy enriquecedor, en el que profesionales de la salud, reconocieron su "empeño" (no de todos, por supuesto) por no tener en cuenta tantos aspectos positivos de la lactancia materna y que una madre pueda alimentar a su cria, sin problemas, únicamente con su leche, que es el alimento ESPECÍFICO y PERFECTO que nuestro cuerpo fabrica para nuestras crias, como hacen el resto de mamíferos. Que la única "ayuda" que las madres pueden necesitar son profesionales dispuestos a no opinar, que sean capaces de escuchar sus necesidades, sus miedos y sus dudas y puedan darle el apoyo emocional y la información que necesita para adquirir confianza en su bebé y en su propio cuerpo, para dejarse guiar por su propia naturaleza y así, sentirse capaz de hacer algo que está escrito en nuestros genes y que las mujeres han hecho siempre, por si solas, durante millones de años.

Se habló de la importancia de tener un parto respetado, del plan de parto (allí la mayoria estabamos de acuerdo en llamarle mejor "intenciones de parto"), de la gran importancia de no separar al bebé de la madre, del método canguro, de los últimos estudios realizados sobre los reflejos del bebé, (12 reflejos!!)y su relación con la lactancia materna, del cambio que se está realizando ya en algunos hospitales, cómo apoyar y contener a la madre recién parida...

volvimos con las pilas cargadas y con muchas ganas de seguir ofreciendo lo mejor a las madres y sus recién nacidos.

Nos alegró enormemente saber que había enfermer@s y matronas de nuestra zona, de Ibi, Alcoi... esperemos que también hubiera gente de Castalla... seria maravilloso poder emprender un camino juntos hacia el bienestar físico y emocional de los más pequeños...

ellos se lo merecen!!

En fin, deciros que estamos siempre disponibles y dispuestas para todas las personas que lo deseen. Los grupos de apoyo no hemos descubierto NADA, más bien, estamos recordándolo, pues alimentar a nuestros hij@s con nuestro cuerpo es algo que ha existido DESDE EL PRINCIPIO de la humanidad... y lo habíamos olvidado yendo contra-natura...